La oración de abundancia (Parte del capitulo 2 de mi libro)

UNA NUEVA CONCIENCIA DE ABUNDANCIA

“El éxito y la prosperidad son atributos naturales que nos pertenecen a todos…”

Martín Freeman, autor de “El libro de la abundancia”

 

Tomar profunda conciencia de lo que significa esta frase es el comienzo del cambio en tu interior. Dios es riqueza y abundancia, toda la creación te muestra continuamente sus maravillas.

 

Tú has nacido con ese regalo hermoso  de la abundancia y te fuiste convenciendo de que eso no era para ti. De esa manera te has negado  al mayor regalo posible, el que recibió naturalmente toda la Creación. Los árboles crecen sin esfuerzos, porque tienen como algo natural la abundancia de la naturaleza, son prósperos y abundantes naturalmente. Así eres tú también, así has sido creado.

 

En el principio, Dios «Yo soy el que soy», La Energía Superior, la Fuente Creadora, La Palabra, creó el cielo, la tierra, el universo, todo lo que en ellos hay y a ti. Un día hablando de esto con mis alumnos de catequesis les pregunté: ¿Para qué Dios ha creado el cielo, la tierra, el mar? Y uno de mis alumnos, con sus ocho años, me contestó con toda naturalidad: «Para que lo disfrutemos, señorita». Me quedé pensando cuánta razón tenía y qué poco estamos acostumbrados a disfrutar de lo que Dios creó para nosotros. No solo fuimos creados con abundancia sino que tenemos al universo para disfrutar.

Pasé un tiempo en que cada día rezaba para que Dios ordene al universo que confabule a mi favor, hasta que un día comprendí que eso también parte de mí. Porque si vuelvo a ser Uno con el universo, si canto en unísono con la Creación, Él va a estar jugando para mi equipo.

El te creó “a su imagen y semejanza» y te ha puesto sobre toda su creación. Esa creación responde a tus pensamientos, a lo que deseas, a lo que sientes, solo si vuelves a la esencia del momento en que fuiste creado y eres Uno con El Creador y con toda la Creación. Solo cuando logres estar en armonía con el universo, tendrás dentro de ti una nueva conciencia de abundancia.

El universo es rico, en él solo existe la abundancia, no hay escasez. La escasez reside solo en la mente humana, te han  hecho creer que no eres rico, que vives rodeado de escasez.

La riqueza es un estado mental, la abundancia sale de tu mente, y te libera de los condicionamientos del pasado ¿nunca te ha pasado que dudaras de poder lograr algo (un puesto de trabajo, más dinero, una pareja estable) porque estabas tan convencido de tu escasez y de tu pobreza, que cuando veías que  lo pudiste lograr te sorprendiste?

 Tu mente estuvo años declarando la escasez, sin saber ni siquiera cuanto amor, dinero,  felicidad,  salud, significa ser pobre o ser rico, los parámetros los puso arbitrariamente la sociedad, tu entorno, tu mente por lo que creyó hasta ahora.

 El cambio que necesitas es que tu mente se acostumbre a la abundancia, sin tener idea de cuanta cantidad de salud, felicidad, amor, dinero signifique ser abundante, al fin y al cabo eso es distinto para cada persona. El día en que tú seas y te declares abundante en todos los aspectos de tu vida, se manifestará toda esa riqueza y toda esa abundancia que fuiste capaz de concebir con tu mente y te habrás convertido en una mejor persona en el camino.

Ser abundante no es directamente proporcional a lo que tengas en la cartera, eso es una creencia que llevas arraigada en tu mente, o no te acuerdas que cuando ibas a  primer grado o aun antes, recibir monedas era tu riqueza y cuando tenías unas cuantas, en tu mente de niño, te parecía que podías comprar todo los juguetes y golosinas que quisieras.

Tu aprendizaje es volver al comienzo, aceptar la abundancia divina como una regalo y saber que eres parte de esa abundancia, que te pertenece, que eres creador de tu vida, que tienes el poder de elegir lo que quieres en ella, ese es el comienzo.

 Te dejo de regalo esta oración que encontré en “El libro de la abundancia” de Martin Freeman, para mí es maravillosa porque declara que somos uno con nuestro creador, Dios, La Fuente, El Universo, con eso que tú creas que te creó. Te reconecta y te hace sentir bien.

Seguramente la primera vez que la leas te agradará, pero cuando la repitas diariamente te ayudará a volver a la Fuente, a sentirte unido con tu creador y nacerá en tu vida un sentimiento de unión con El que te dará la seguridad de poder conseguir todo lo que te propongas, creará en tu vida una nueva conciencia de abundancia, te sentirás abundante en todos los aspectos de tu vida y así estarás atrayendo más de lo mismo y todos tus sueños se harán realidad.

Con el amor de siempre

Andrea

 Oración de abundancia

 

“Soy un vehículo para la abundancia, el poder y las energías creadas por Dios.

Al igual que la rama del árbol es una extensión de la vida del árbol.

Soy hijo de Dios y he heredado todos los privilegios  y las bendiciones de la abundancia Divina.

Centro mi mente en Dios y siento mi identidad con su invisible presencia.

Me siento bañado por su abundancia que da armonía, inspiración y riqueza a mi vida, soy uno con mi Padre.  

Su podes es mi poder. Su sabiduría, su fuerza, su inteligencia y su comprensión, son también mi sabiduría, mi fuerza, mi inteligencia y mi comprensión.

La inteligencia infinita me dirige en todo momento y la abundancia de su espíritu crea mi abundancia, mi éxito y mi bienestar.

Abro mi mente y mi corazón a la abundancia y a las riquezas infinitas. La prosperidad premiará todos mis esfuerzos.

Dios y el hombre son uno, mi Padre y yo somos uno.

Estoy en presencia de mi Padre, quién renueva mi mente y me colma con su abundancia.

El me mantiene en sus brazos, su Luz me inunda.”

Comparte éste contenido

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp