Comenzó Junio, NI UNA MENOS

Qué hermoso es ver a una de mis hijas con un cartel de NI UNA MENOS, a un año del comienzo de esta gran campaña contra la violencia de género.

Sería bueno que Junio nos recuerde que tenemos que cuidarnos, pedir ayuda y ayudar a las mujeres que la sufren.

Hoy comparto lo que escribí sobre mi experiencia hace un año:

En general no hablo de este tema, ya que sufrí violencia de género. Si bien pude hacer la paz con esa etapa de mi vida, recordarlo siempre me remite a momentos que prefiero olvidar.
Aunque lo bueno de recordarlos es poder transmitirle a otras mujeres que se puede salir.
Yo me separé del padre de mis hijas por ser alcohólico y violento, tardé un año en tomar la decisión, porque yo tenía la ilusión de haber armado un proyecto de familia para toda la vida y al principio no me separaba «por mis hijas» y el día que decidí hacerlo también lo hice «por ellas», fue en ese momento en el que me di cuenta que ni ellas ni yo nos merecíamos pasar por eso.
Puedo contarte que la persona violenta no cambia, la violencia comienza en forma psicológica, con insultos y gritos, lo primero que hacen es destruir tu autoestima,te hacen sentir inferior. Después comienzan los episodios de golpes, a los que le siguen lágrimas de arrepentimiento y promesas de que «No va a volver a suceder». Ante los cuales yo quería creer que sería así porque «todos se merecen otra oportunidad».
Pero llegas a darte cuenta que siempre se repiten y comienzas a vivir cuidandote de «provocarlo» ya que se convierten en una bomba que siempre está a punto de explotar, arruinando momentos que tendrían que ser felices sin razón alguna.
Llegué a creer que podía ayudarlo a cambiar hasta que me di cuenta que eso no dependía de mí, que puedo decirte, ellos no cambian, no hay ninguna razón que justifique que te maltraten y menos que te levanten la mano.
No hay razones para que un hombre te humille, no esperes que cambie, no lo hará.
Ahora, después de tantos años bendigo el momento en que tomé la decisión de separarme, ya que estoy segura que fue lo mejor que pude hacer por mis hijas y por mí.
No comentas el error que yo cometí, no se lo conté a nadie, porque hasta me avergonzaba admitirlo, si estás en esa situación contáselo a tus seres queridos o a tus amigas, ellos te podrán ayudar a hacer lo que tienes que hacer, denunciarlo y abandonarlo.
Ellos no cambian, te lo aseguro, ellos en su locura son capaces de matarte, es tan bueno lo que está pasando ahora, que se habla de la violencia de género.
Lo importante es que existan leyes que los condenen ya que son personas que ni siquiera golpean a un desconocido o a alguien que los agredió, son capaces de golpear a esa mujer a la que dicen amar, muchas veces a la madre de sus hijos, que como yo, vivía para él y para mis hijas.
Tenés que estar atenta la primera vez que te grite, que te insulte o que te tire un pantalón por el aire porque «no sabés plancharlo bien» No se lo dejes pasar, porque lo que comienza con un grito, termina con un golpe.
Cuando me separé, no tenía trabajo ni dinero, solo dos hijas pequeñas a las que mantener, te aseguro que vas a poder salir adelante sola, no te quedes con un golpeador porque trae el sueldo a casa.
Vos te merecés algo mejor, te merecés un hombre que te ame, te respete y te trate con cariño.
Confiá en tus capacidades, no te conformes, vos podés!!!
Esta es mi humilde manera de contribuir con esta gran campaña «NI UNA MENOS»
Lo siento, graias, perdóname, te amo
Te envío mi amor

Andrea Bruno.

Comparte éste contenido

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp