A veces necesito regresar

A veces necesito regresar….

Si, a veces necesito reconectarme con la abundancia del universo, al menos ahora me doy cuenta de cuándo y lo hago.

Si te preguntas si tengo esos días en los que parece que todo está dado vuelta , si los tengo, no son muchos pero a veces parece como si todo fuera a colapsar, lo que teníamos bajo control se descontrola.

Y sabes que me parece que eso es bueno, porque en ese momento me doy cuenta que tengo que hacer un espacio, respirar profundo y regresar … a ese lugar donde tengo la sensación que me he alejado.

Aprendi hace muchos años a tener el control de todo, siendo mama de dos hijas y llevando una casa adelante sola, no tenía otra que tener el control, al fin y al cabo, alguien lo tenía que tener…

Por eso me consto mucho este termino de “dejar fluir” creo que mentalmente pensaba que si dejaba fluir todo iba a ser un descontrol en nuestras vidas, pero aprendí que dejar fluir no es irte a una montaña a meditar mientras en tu casa tus hijos no tienen un plato de comida caliente o se iluminan con velas no para la buena energía sino porque te olvidaste de pagar la luz.

Dejar fluir es otra cosa, es permitir que el universo se manifieste con su luz en tu vida, mientras vos haces lo que tenes que hacer. Pero a veces esto de tener todo bajo control te hace olvidar que tenias que dejar fluir y cuando parece que no te alcanza para pagar las cuentas, tomas mas el control porque te sentís como la mujer maravilla capaz de solucionarlo todo, y en ese momento cuando me siento asi me doy cuenta que tengo que seguir haciendo  mi trabajo y darle permiso nuevamente a mi divinidad para que se manifieste, esa es la diferencia antes me volvía loca, ahora busco la oración de abundancia y me reconecto con esa abundancia que si bien esta en el universo también está en mi interior, y así todo comienza a resolverse.

Gracias, te amo, gracias, te amo, gracias, te amo. Siempre hay más que suficiente…….miro un video de la oración de abundancia y repito mantras, y suelto el control, no el control remoto, ese no lo suelto, suelto el problema y me obligo a conectarme con la solución.

Y la solución viene,cuando le doy permiso porque sabes? La solución siempre está pero cuando estamos tan tapados por los problemas no podemos verla, sabes que cuanto más preocupada me encuentro es cuando dejo todo y hago algo que me haga sentir bien, trato de distraer mi cabeza, y eso de a poco no solo me saca del problema sino que permite que la solución llegue.

Tengo problemas, si por supuesto, pero trato de permanecer la menor parte del tiempo en ellos, sano, sano y permito permito. Y regreso a ese lugar en el que me siento segura, cuando confió, algo que me ayuda a confiar es recordar todas las veces que me sentí así y como salí , confio en alguien mas grande que yo, confió en mis capacidades y en esa abundancia del universo con la que fui creada, confió ,confió, porque al fin y al cabo estar preocupado es no confiar,  en mi primer libro escribí “la duda mata la manifestación” y es así apenas tenernos algún inconveniente, nos ataja el gigante que llevamos dentro la duda,  e invitamos a su prima hermana, la queja, y así vamos por la vida quejándonos por lo que no es en vez de confiando en lo que si puede ser.

Qué bueno que ahora puedo volver… y permitir… y sanar… y confiar y agradecer, porque eso que sucedió, me ayudo a volver a reconectarme con la luz de la divinidad y así me aseguro de que la abundancia del universo se manifieste en mi vida.

Gracias, te amo

Andrea Bruno

Comparte éste contenido

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on email
Share on whatsapp