En la vida, todo pasa

todo pasa

Una de mis hijas estaba leyendo mi nuevo libro “Hoy es tiempo de tener la vida que sueñas” y me dijo: “Qué bueno, ma lo que escribiste sobre que Todo Pasa en la vida, es una gran verdad”

El gran poeta Antonio Machado lo escribió y Serrat lo inmortalizó: “Todo pasa y todo queda pero lo nuestro es pasar, pasar haciendo caminos…”
Cuando tú vives, tienes la posibilidad de hacer tu propio camino, de dejar tu huella de amor a cada paso, sin olvidar que todo pasa y que cada día tienes la posibilidad de invitar nuevas cosas hermosas a tu vida.
Todo pasa, mi querido amigo, si es un momento doloroso, transítalo lo mejor que puedas teniendo claro que eso también pasará y si es un momento maravilloso, vívelo con todo tu ser, porque ese, también pasará.
 
Es por eso que hoy quiero compartir con vos ese párrafo de mi libro:
 
Todo pasa
 
Siempre, para bien o para mal, luego de haber vivido momentos dolorosos que parecía que se iban a quedar para siempre en mi vida, te puedo asegurar “Esto también pasará” una vez leí una historia de un rey que había dejado un preciado anillo para su hijo heredero, con la orden de que se lo entregaran solo en un momento de crisis o dificultades en el que el joven príncipe no supiera que hacer, ese momento llego a la vida del príncipe y su fiel ayudante lo despertó una mañana con el anillo que le había dejado su padre, el joven no entendía el porqué de ese regalo, y le dijo a su ayudante que no entendía por qué le entregaba esa herencia en ese momento en que se encontraba tan preocupado y con cosas difíciles de resolver, entonces el ayudante le dijo, ábralo mi señor, en su interior tiene un mensaje de su padre, entonces el joven lo abrió y el anillo tenia grabado en su interior: “Esto también pasará” que gran verdad, me pregunté cuántas veces en mi vida hubiera necesitado recibir ese mensaje, ya que saberlo por adelantado me hubiera evitado poner tanta energía dolor y me hubiera dado la tranquilidad de entender que ese momento iba a pasar como todos en la vida.
Los momentos pasan cuando tú decides que así sea, cuando eres capaz de redireccionar tu energía, cuando pones atención a algo diferente.
Alguna veces las personas me consultan sobre la técnica de sanación Ho oponopono y me dicen que la están utilizando para sanar una situación específica repitiendo una y otra vez el mantra “lo siento, gracias perdóname, te amo” y sienten que no les da resultado.
Y más allá de explicarles que sanar también es un proceso que requiere su tiempo y que los resultados muchas veces no son inmediatos ya que no se sanan todas nuestras memorias instantáneamente.
Les aconsejo que más allá de sanar, comiencen a poner su energía en otro lugar, ya que eso es indispensable para que “todo pase” y así lograrán redireccionar su energía y enfocarla más en lo que quieren que en lo que no quieren para sus vidas.
 
Te envío mi amor

Andrea Bruno.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...